Gorrión común macho - Ornitología Práctica

Gorrión común macho   Foto: Rudy Driesmans.

Presentar al Gorrión doméstico es en el fondo innecesario ya que para quien se interese de cerca o de lejos por los pájaros no puede desconocer a nuestro Gorrión doméstico. Forma parte de nuestra vida cotidiana de tal manera, que incluso ni notamos su presencia. Por tanto, quien se detenga un poco en su estudio, se da cuenta enseguida que los pájaros de esta especie difieren por determinados rasgos y que se trata, sobre todo, de excelentes volátiles.

Está más que probado que el Gorrión común es un pájaro robusto, que sabe resistir a la adversidad, entre otras cosas gracias a su fuerte pico, su cuerpo rechoncho, sus poderosas patas y su denso plumaje.

Presenta dimorfismo sexual: el macho luce un babero negro y los colores son rojos brunáceos, color que encontramos también en el dorso. La banda alar blanca está muy contrastada. La hembra, por su parte, luce una librea más sobria, de tonos brunos, que le sirve de camuflaje perfecto.

En el curso de miles de años, el Gorrión común se ha unido estrechamente al hombre. Su simbiosis con el hombre ha hecho que se le conozca también con el nombre de Gorrión doméstico. En las regiones inhóspitas donde el hombre no vive, tampoco encontramos Gorriones comunes.

Me gustaría introducir aquí una pequeña digresión. El área de dispersión natural de esta especie no cubre América del Norte. En 1850, un cierto Nicolás Pike decidió llevar a cabo un experimento con el Gorrión doméstico. Con el fin de acabar con una plaga de diferentes insectos, soltó cincuenta parejas en libertad. Un año después no pudo descubrir ni uno solo de estos pájaros. No se dejó desanimar y volvió a soltar esta vez setenta parejas. Los Gorriones comunes se aclimataron admirablemente y la especie se ha convertido en una de las más comunes en América del Norte. El objetivo que se fijara Nicolás Pike, combatir las plagas de insectos, hace ya mucho tiempo que se superó y también que el Gorrión doméstico comprendió que le era más rentable alimentarse de las plantaciones de cereales de los hombres.

Los tipos de alojamiento en los que anida el Gorrión común son muchos: bajo las tejas de las casas, detrás de los paneles publicitarios, bajo los canalones, en las anfractuosidades de las rocas o de los edificios, en nidos artificiales, etc.

Realiza tres posturas por año y cada una de ellas consta de cuatro a seis huevos. Los jóvenes, en sus primeros días, son alimentados exclusivamente con insectos. Progresivamente, los padres les van suministrando todo lo que es asimilable. Se trata, en efecto, de pájaros omnívoros.

El Gorrión doméstico parece un pájaro especialmente tranquilo. Sólo cuando lo enjaulamos muestra su verdadera naturaleza, salvaje e indomable. La solución a este problema es la cría a mano.

En la voladera

En términos generales, la cría del Gorrión común no presenta mayores problemas, si se trata de pájaros ya domésticos, es decir, que han nacido en cautividad.

El modelo de voladera a utilizar es el ya descrito para otras especies: 2 m x 1 m x 2 m. Volúmenes menores no son aconsejables, ya que no dan a las hembras la posibilidad de protegerse de los excesos sexuales del macho.

Hay que prever también un número suficiente de nidales. La experiencia me ha enseñado que el mejor modelo es una caja de 15 x 15 cm de base por 25 cm de altura, con un agujero de entrada de 3 cm de diámetro. Podemos construirla con toda clase de maderas y aglomerados, salvo aquellas fabricadas a base de colas: con altas temperaturas, se corre el riesgo de que liberen gases tóxicos.

El periodo reproductivo en los Gorriones domésticos se extiende de marzo a agosto. Los materiales utilizados para la construcción de los nidos son variados, prácticamente todo, de hecho: hierba seca, fibras de coco, musgo y, sobre todo, pequeñas plumas blancas de oca. Estas últimas tienen una función particular: sirven para mantener el nido caliente pero también, por su color, para clarear el interior del nido, reflejando la luz que pasa por el agujero de entrada.

La alimentación que suministraremos se compone de una mezcla hecha con un 50% de mezcla para Canarios y otro 50% de mezcla para Periquitos ondulados. No hay que olvidar pasta natural y grava (grit) para ayudar a la digestión. Desde el nacimiento de los pequeños, se hace indispensable una alimentación a base de larvas, gusanos de la harina en muda y huevos de hormiga. Los diez primeros días, los jóvenes no reciben de sus padres más que insectos. Después, y dependiendo de la época del año, se pasa a los granos y semillas como las de álsine, mijo en espigas, etc.

Mutaciones en el Gorrión común

Existen mutaciones y aberraciones de color naturales en el Gorrión doméstico, desde tiempos inmemoriales. Pero cuanto más nos remontamos en el tiempo, más evidente resulta que los enemigos de la especie son muy numerosos. Al no mostrar las mutaciones colores de camuflaje, los pájaros mutados o con aberraciones no tenían ninguna posibilidad de supervivencia en la naturaleza y los predadores los eliminaban rápidamente.

Hoy en día, el gran enemigo del Gorrión común es el hombre. Con sus productos químicos, que hacen desaparecer en la naturaleza muchas de sus manifestaciones de vida entomológica, la concentración parcelaria, las modificaciones de los cursos de agua, contaminadas en su mayor parte, sus procesos de deforestación salvaje en la zona ecuatorial, su tráfico automovilístico asesino…. Paradójicamente, las mutaciones tienen hoy en día muchas más posibilidades de supervivencia que antes. Esto se debe al hecho de que los Gorriones domésticos casi no tienen ya enemigos naturales.

También, gracias a la existencia de multitud de criadores en todo el mundo. Antes, las mutaciones se perdían; hoy en día, desde que una mutación queda fijada, se pone en marcha todo un proceso de creación de su cepa. Sin embargo, nadie se hubiese atrevido a soñar hace treinta años, que las cepas de color del Gorrión doméstico alcanzarían tanto auge. Por añadidura, este pájaro es un excelente ejemplar de concurso.

Gorrión común Bruno

Gorrión común Bruno - Ornitología Prática

Gorrión común Bruno
Foto: Rudy Driesmans.

La primera mutación de Gorrión común que he visto fue la mutación bruno y provenía del criadero de Pierre Van Wulpen, en 1971. Se trataba más que probablemente de una primicia.

La mutación bruno en el Gorrión común tiene una herencia ligada al sexo. Para hacernos una idea de cómo funciona, podemos tomar como referencia los ejemplos sobre la mutación albina, que presentamos más adelante.

Gorrión común Ágata

Gorrión común Ágata - Ornitología Prática

Gorrión común Ágata.
Foto: Rudy Driesmans.

En 1974, Rudy Driesmans conseguía criar el primer ejemplar ágata. La herencia es, como en la mutación bruno, ligada al sexo y remitimos a lo dicho anteriormente para el bruno, para ver los posibles resultados.

Gorrión común Albino

Creo modestamente, que el primer albino salió probablemente de mi criadero, en 1976, de un Gorrión común albino silvestre, que había regalado Louis Gonnissen, conocido en parte de Bélgica por sus programas en televisión y sus artículos en revistas ornitológicas, a Pierre Van Wulpen, de St Amandsberg, cerca de Gantes. Este último acopló este pájaro, que era una hembra, con un macho ancestral portador de factor bruno y del que salieron once jóvenes, siete machos y cuatro hembras. Si tenemos en cuenta las leyes de la herencia, los machos eran con seguridad portadores del factor albino y tenían posibilidades de serlo también del factor bruno.

Gorrión común Albino - Ornitología Prática

Gorrión común Albino.
Foto: Rudy Driesmans.

Fue entonces cuando pude conseguir un macho portador de albino de Pierre, que alojé en una voladera con cinco hembras, dos de ellas ágata, dos brunas y una normal.

La cría no empezó muy bien. A finales de marzo, ya había perdido dos hembras, una bruna y una ágata: el macho era muy, por no decir demasiado, agresivo. Saqué a las otras hembras bruno y ágata y dejé solamente a la ancestral. Siguió un periodo de calma en la voladera. El 15 de abril observé varias cópulas (más de 15 seguidas) y el primer huevo fue puesto el 30 de abril. En total, la puesta fue de cuatro huevos, que eclosionaron el 17 de mayo, dando origen a un pollo normal y… ¡dos de ojos rojos! Poco tiempo después, perdía a uno de los albinos.

En cuanto los jóvenes tuvieron diez días, decidí continuar la cría a mano. El albino que me quedaba se convirtió en un bello y robusto pájaro de concurso. De todas las mutaciones que he llagado a tener, esta es sin duda la más espectacular. Pocos pájaros nos son tan conocidos como el Gorrión común; sí pero… ¡un Gorrión blanco como la nieve con ojos rojos!…

La mutación albino tiene una herencia ligada al sexo y da como resultados:

albino x albino

  • 100% machos y hembras albinos

albino x ancestral

  • 50% machos ancestrales / albino
  • 50% hembras albinas

ancestral x albino

  • 50% machos ancestrales / albino
  • 50% hembras albinas

ancestral / albino x albino

  • 25% machos ancestrales / albino
  • 25% machos albinos
  • 25% hembras ancestrales
  • 25% hembras albinas

ancestral / albino x ancestral

  • 25% machos ancestrales / albino
  • 25% machos ancestrales
  • 25% hembras albinas
  • 25% hembras ancestrales

Gorrión común Phaeo

Gorrión común Phaeo - Ornitología Prática

Gorrión común Phaeo.
Foto: Rudy Driesmans.

El primer Gorrión común phaeo expuesto lo fue por Jean Kint, en 1985. El phaeo tiene una herencia dominante.

phaeo x ancestral

  • 25% machos ancestrales
  • 25% machos phaeo
  • 25% hembras ancestrales
  • 25% hembras phaeo

No puede haber ni machos ni hembras portadores de phaeo ya que al tratarse de un carácter dominante o se es phaeo o no.

Gorrión común Isabela

Gorrión común Isabela - Ornitología Prática

Gorrión común Isabela.
Foto: Rudy Driesmans.

Rudy Driesmans consiguió criar el primer ejemplar en 1986. El apelativo isabela se aplica a menudo tanto correcta como incorrectamente.

La mutación isabela no puede, en principio, aparecer en la naturaleza, ya que la isabela no es una mutación en sí misma sino una combinación de bruno y ágata obtenida por crossing-over. Nuestro amigo Rudy, que es sin discusión uno de los mejores criadores del continente europeo, empleó nueve años para conseguirlo. Por ello es evidente que el nombre “isabela” no puede ser “prostituido”.

La herencia es también en este caso ligada al sexo.

Los resultados podemos conocerlos partiendo de los ejemplos expuestos en la mutación albino y realizando los cambios habituales.

Gorrión común Opal

Gorrión común Opal - Ornitología Prática

Gorrión común Opal.
Foto: Rudy Driesmans.

El Gorrión común opal fue criado por primera vez en Bélgica, en 1984, una vez más por Rudy Driesmans. Por desgracia, existen pocos ejemplares de esta magnífica mutación.

opal x opal

  • 50% machos opal
  • 50% hembras opal

ancestral x opal

  • 50% machos ancestrales / opal
  • 50% hembras ancestrales / opal

opal x ancestral

  • 50% machos ancestrales / opal
  • 50% hembras ancestrales / opal

ancestral / opal x opal

  • 25% machos ancestrales / opal
  • 25% machos opal
  • 25% hembras ancestrales / opal
  • 25% hembras opal
  • opal x ancestral / opal
  • 25% machos ancestrales / opal
  • 25% machos opal
  • 25% hembras ancestrales / opal
  • 25% hembras opal

ancestral / opal x ancestral / opal

  • 25% machos ancestrales / opal
  • 12,5% machos opal
  • 12,5% machos ancestrales
  • 25% hembras ancestrales / opal
  • 12,5% hembras opal
  • 12,5% hembras ancestrales

Gorrión común Bruno pastel

Esta mutación fue presentada por primera vez en 1988, por Etienne Van Renterghem, con ocasión de la asamblea anual de jueces A.O.B. Se trata de una mutación con herencia ligada al sexo. Para tener una idea de su comportamiento, tomaremos como referencia los ejemplos propuestos para la mutación albino, realizando los oportunos ajustes.

Mutaciones

Bruno, Ágata, Isabela, Opal, Pastel, Phaeo, Blanco, Albino, Lutino marfil, Satiné.

Aberraciones

Pío, Ala blanca, Alas y colas blancas, Albinos, Amarillos.